12 de junio de 2016

La gata de Evelyn

Intentaba hacer un retrato a esta gata asilvestrada, pero no había forma: el animal no se dejaba. Entonces, María, que se acercaba, dijo algo, y ella volvió la cabeza...




Mi sueño de conocer Nueva York se ha hecho al fin realidad y esta mañana he subido al mirador de una de sus torres para captar panorámicas de sus edificios en el momento de amanecer. Llevaba un rato allí cuando una mujer que tenía un bote en sus manos se ha colocado a mi lado, lo ha abierto y ha arrojado al viento algo que parecía polvo. Al darse cuenta de que la miraba me ha dicho, gesticulando una leve sonrisa, que eran las cenizas de Milka, una gata con la que había compartido varios años de su vida. “Hemos sido muy felices en Nueva York –me ha dicho- y he pensado que aquí, en su aire, es donde mejor estará su recuerdo”.

Tras escucharla, me he sentido enternecido y la he invitado a tomar un café. Me ha contado que se llama Evelyn y que entre sus sueños está viajar por Europa ya que se siente atraída por sus viejas ciudades. Antes de despedirnos nos hemos dado nuestros números de móvil. Quizás algún día, cuando ella haga realidad ese viaje, volvamos a vernos.

Después, mientras Evelyn se perdía en los subterráneos del metro y yo paseaba por las calles, he sentido un rugido en el cielo y al elevar la mirada me he estremecido al contemplar un avión que volaba a una altura demasiado baja. Todo ha sucedido en unos pocos segundos. Antes de que tuviera conciencia de lo que estaba pasando he podido ver como el avión se dirigía a una de las Torres Gemelas y se estrellaba contra ella. De inmediato han empezado a caer del cielo cascotes de cemento y trozos de metal y he sentido que algo impactaba en mi cabeza y que un dolor insoportable me hacía enloquecer. Por fortuna, solo ha durado unos segundos y al poco todo ha pasado. Después, para mi sorpresa, cuando paseaba por Central Park me he encontrado, no me preguntéis cómo, con Milka, la gata de Evelyn, y he disfrutado como un niño acariciando su cuerpecito, tan ligero, casi etéreo, mientras ella ronroneaba. En algún momento, incluso, he llegado a sentir que los ojos del animal me miraban como si intentaran decirme algo. Luego, ella se ha ido y yo, algo desorientado, he emprendido el camino de regreso al hotel. Hoy, sin duda, ha sido un día especial.





31 comentarios:

  1. La gata es una preciosidad y el relato, aunque inquietante, ha captado mi atención hasta el final.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  2. Menudo relato, sin aliento hasta el final!
    Las gatas son muy suyas, no siempre están dispuestas a mostrarse. ;)

    Abrazote, amigo!

    ResponderEliminar
  3. Buen relato, sí señor. Los ojos de la gata ponen de manifiesto que había muy, pero que muy buena luz, en el momento de hacerle el retrato.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  4. Extraordinário retrato gatuno, y más si tenemos en cuenta las dificultades de que nos hablas.
    Un abrazo Ildefonso

    ResponderEliminar
  5. Te ha quedado de fábula...

    Por cierto, el relato,... efectivamente fue un día especial.

    podi-.

    ResponderEliminar
  6. La instantánea es genial y el relato estupendo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Siempre es bueno contar con buena compañía que te ayude en un momento dado....que bien has aprovechado el momento de enfocarla cuando su atención se centró en María.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Qué animales más misteriosos. A mí me dan un poco de repelús. Qué bien has aprovechado el momento para captar la imagen.
    Yo estuve en Nueva York justo un años antes del atentado a las torres gemelas. Cuando veo las fotos todavía se me pone la carne de gallina.
    Un abrazo, Ildefonso.

    ResponderEliminar
  9. An excellent image of the cat. I love the expression.

    ResponderEliminar
  10. y sin quererlo... te regaló su mejor retrato!

    saludos

    ResponderEliminar
  11. the photo of the cat is wonderful !
    it's said that everybody remembers exactly what he did on this
    terrific day !
    love the story

    ResponderEliminar
  12. Pues estuviste hábil y aprovechaste bien el momento, te ha quedado estupendo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Has unido en este post tres elementos felices y muy queridos para mí, mi amor por los gatos, por la ciudad de NY y por sus espectaculares vistas desde lo alto de su hermosos rascacielos.

    Inolvidable ese atardecer desde el Empire donde Xavi y yo celebramos nuestros 20 años juntos.

    Hermoso como escribes, Ildefonso, me encantó el relato y por supuesto cómo has captado a la bella gata de Evelyn.

    Un beso, maestro

    ResponderEliminar
  14. Me parece una maravilla de retrato, te ha quedado estupendo y a través de él se adivina el carácter curioso del felino.

    Y vaya relato más interesante, los sueños sueños son.

    Un abrazo Ildefonso.

    ResponderEliminar

  15. Increíble viveza la que le has dado a la gata de Evelyn. Una foto soberbia.
    El relato-ensoñación me ha encantado. Menos mal que has despertado a tiempo y así podrás seguir trayéndonos tus estupendas fotos. Ojalá llegue el día en que sean de New York.

    Un abrazo

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
  16. La immagen es preciosa, todos los matices del gris desplegados para nuestro disfrute... ¡qué maravillosa nitidez!, has logrado capturar las reminiscencias salvajes del gato.
    El relato simplemente magnífico, como un plato bien cocinado que mezcla dos o tres sabores y nos llena de placer. Impactante pero calmado al tiempo, realmente bueno y muy bien escrito.
    Qué placer es siempre pasearse por aquí, amigo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Preciosa foto. Pues no se nota para nada que estés en el otro lado junto a la gata de Evelyn, me alegro, escríbele y dile que has acariciado a su gata je, je. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Pues me has metido tanto en la historia que, por un momento, creí que el ruido sordo que acabo de oír detrás de mi había sido provocado por el felino rozando algún objeto a su paso. Hasta me he levantado y recorrido toda la casa pero... nada, todo parece estar en su sitio.

    Digo yo que por qué no nos regalas más a menudo historias de tu puño y letra.
    Fantástico, el gato.

    bsÖs.

    ResponderEliminar
  19. Me gusta las cosas tiernas que conviven con naturalidad con las cosas salvajes, todas configuradas en la misma historia: la melancólica dulzura de esa mujer y su gata, que da paso, sorpresivamente, a la brutalidad del ataque de las torres gemelas. Una mañana muy movida para el alma, sin duda.

    Más saludos, Ildefonso.

    ResponderEliminar
  20. Qué ojos !!!
    Un retrato y un relato estupendos.
    Enhorabuena, Ildefonso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Un cuento inquietante para acompañar a un retrato perfecto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. La fotografía es ideal, con esos ojos tan expresivos, y el relato es impactante...muy buena, pero que muy buena entrada, amigo!!!

    Un gran abrazo, Ildefonso!!! ;)

    ResponderEliminar
  23. Una gran ciudad (La gran ciudad), un encuentro entre desconocidos, anónimos con sueños en común...viajar, soñar. Una desagradable visión y, por fin, Milka, en el parque....Un día especial, sin duda...
    La foto es una preciosidad, realza tu dedo sagaz en un "click" la indiscutible belleza de este hermoso animal.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Preciosa esa mirada, parece que viene de vuelta de todo, incluso de NYC.,
    Besos besos

    ResponderEliminar
  25. Ayyyyyyyyyy, qué bonita y qué bien la captaste!

    ResponderEliminar
  26. Buen relato Ildefonso y que bien acompañado ;)
    Un beso.

    ResponderEliminar
  27. Excelente combinación, Ildefonso! Creo que el relato participa de la misma inquietud que ha hecho girar la cabeza a tu modelo.
    Un gran abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  28. Jajaja,muy bueno y me esta hasta creyendo tu relato. Menos mal que era las cenizas de la gata y no del marido... ;-) ya me lo imaginaba acariciando la solapa de tu saco y haciendo dote cosquillas en la nariz ;-) porque supongo que había viento!

    Besos

    ResponderEliminar
  29. Beautiful ... a great capture! Happy new year, wish you a great 2017!

    Irene

    ResponderEliminar