13 de diciembre de 2016

De las cosas sutiles

Diente de león



Anoche, en sus sueños, la señorita C. ha regresado a su adolescencia y ha asistido en el instituto a una clase de Filosofía en la que el profesor estaba empeñado en conseguir que sus alumnos fueran capaces de distinguir entre la sutileza que envuelve a los razonamientos verdaderos y a los que no lo son. Para distinguir entre lo que es verdad y lo que no lo es, o al menos puede que no lo sea, les había ilustrado con dos ejemplos:

En el primero, el hombre afirmaba lo siguiente: “Todas las mujeres que viven en esta casa son rubias. Yo soy mujer y vivo en esta casa. Yo soy rubia.” Este razonamiento –según él- sería verdadero, ya que si admitimos lo primero que se nos dice y añadimos que el sujeto en cuestión es mujer y vive en la casa, necesariamente tiene que ser rubia.

En el segundo, el profesor les decía que: “Todas las mujeres que viven en esta casa son rubias. Yo soy mujer y soy rubia. Yo vivo en esta casa.” Este razonamiento, por contra, afirmaba el tipo, no tiene por qué ser cierto ya que está claro que la mujer es rubia, pero no tiene por qué vivir en la casa. No podemos saber si esta afirmación es cierta o no.

Muchas horas después, ya por la mañana, cuando la señorita C. ha conseguido despertarse, sentía que le dolía la cabeza.





30 comentarios:

  1. El texto me ha recordado a los silogismos de las clases de filosofía en el colegio. La foto preciosa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Belleza en esta imagen macro, con un nivel de detalle estupendo y un desenfoque de fondo muy bien logrado y agradable que ayuda a resaltar el motivo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Fenomenal detalle Ildefonso, un acercamiento lleno de delicadeza y poesía, felicidades.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Elegancia en la forma y en la composición,
    en una fotografía impecable.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Preciosa amigo, tu imagen si que tiene sutileza.
    El relato genial
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Le dolía la cabeza... Probablemente no era rubia.

    podi-.
    La fotografía: ¡caramba! (sin más)

    ResponderEliminar
  7. Si p entonces qu , pero si no p... Ay, me encantaba la filosofía y estuve a puntito de escoger esa carrera. Ahora estaría en paro igualmente y mucho más chalada, pero habría disfrutado más la univerisdad :D

    La fotografía tiene tanta gracia y tanta delicadeza...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Beautiful and wonderful macro!!! I like the sharpness, the colors and composition!

    ResponderEliminar
  9. Me gusta el 'diente de león' en todas sus formas.
    Fantástica y elegante toma .. la edición sensacional


    Abrazos

    ResponderEliminar
  10. Un acercamiento a esta planta, con todos los detalles y mostrando la belleza esfímera, inmortalizada en esta genial macro.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. What a wonderful picture. You amaze me!

    ResponderEliminar
  12. Lograste capturar uno de los más bellos momentos de esta flor. Preciosa Ildefonso. Un abrazo

    ResponderEliminar

  13. Le dolía la cabeza, no tenía ganas de juerga, viviese o no en esa casa.
    Tonterías aparte, la foto es soberbia. Una maravilla de delicadeza encierra ese diente de león, delicadeza que tú muy bien has potenciado.

    un abrazo

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
  14. Bonita foto, qué detalles!

    Abrazo =)))

    ResponderEliminar
  15. Era para decirle al hombre, "cada día te quiero más por lo bien que te explicas". Pero bromas aparte, quien quiera saber de sutilizas sólo tiene que mirar esta foto.

    Maravillosa, maestro, siempre te lo digo, pero tus fotos de flores es lo que me encandila más. Las miras y las encuadras como un poeta.

    Hermosa, mucho, muchísimo.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  16. Un detalle excepcionalmente bello y con un gran trabajo de edición.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  17. Con permiso: Hice el reblog ... https://enriquetarragofreixes.wordpress.com/2016/12/14/latidos-de-las-cosas-sutiles/

    ResponderEliminar
  18. No sé si lo verdadero se adorna con la cualidad de la sutileza, en todo caso tu foto la tiene en grandes cantidades, el una maravilla.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  19. Que sutileza más perfecta y grácil, es de una delicadeza extrema, me encanta Ildefonso.
    Un abrazo, amigo:)

    ResponderEliminar
  20. Una aproximación llena de delicadeza y un texto que me ha recordado el celebre silogismo del cornudo, que no el silogismo cornudo que es otra cosa.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  21. end of vegetation, but it will continue to grow from seed.
    A large symbolic picture!

    Merry Christmas!

    ResponderEliminar
  22. Es entendible. La filosofía siempre nos va a traer más de algún dolor de cabeza. Solo acostumbrándose a ella, se logra que duele un poquito, solo un poquito menos.

    Más saludos!

    ResponderEliminar
  23. 3 granas que se quedan solas atadas a su base, todo un símbolo sutil en efecto :)
    Una imagen muy bonita!
    Un abrazo y un buen domingo, Ildefonso

    ResponderEliminar
  24. Es que... son las sutilezas, las que nos llevan (a veces) de cabeza.

    La foto es preciosa, como siempre, Ildefonso.

    bsÖs.

    ResponderEliminar
  25. Siendo así, no me extraña que la Señorita C se despertara
    con dolor de cabeza!!! pero que sutilidad la de la flor!!!

    ( te había dejado comentario desde el móvil, pero por lo visto
    brilla sutilmente por su ausencia, jajaja)

    Te deseo , les deseo lo mejor de lo mejor para estas Fiestas
    a toda la familia, que sean llenas de paz y luz.
    ¡Feliz Navidad!

    y que el nuevo año que estamos próximos a estrenar,
    les traiga muchas alegrías, salud, bonanza.

    Besotes

    ResponderEliminar
  26. the end of life of a dandelion !but next year more in the meadow ! it's a beautiful image !

    ResponderEliminar
  27. ¡¡¡¡ Que preciosa foto !!! ese momento que captaste es impactante, parecen dos banderillas clavadas sobre un almohadillado.
    Que nitidez tan especial, estoy asombrada.
    El texto ya tenía conocimiento, esos razonamientos de la filosofía suelen levantar dolor de cabeza al mas erudito.
    Un abrazo Ildefonso
    Puri

    ResponderEliminar