11 de septiembre de 2017

Un Dios invisible

Imagen tomada en el Museo Nacional de Escultura de Valladolid. Se trata del "Cristo yacente", de Gregorio Fernández, maestro del barroco castellano.



El hombre es la especie más insensata: venera a un Dios invisible y masacra una naturaleza visible, sin saber que esta naturaleza que él masacra es ese Dios invisible que él venera.

Hubert Reeves





21 comentarios:

  1. En esta imagen buscaste ser grotesco, pornográfico, crudo a propósito para estar a la altura de la cita.

    Bien logradas, ambas cosas.

    Saludos y saludes.

    ResponderEliminar
  2. No, Julio David, no quise en absoluto ser grotesto o pornografico, sino, simplemente, mostrar (lo mejor que uno puede) la obra de un escultor magnifico que nos está mostrando a un Cristo muerto... Solo intente captar lo que el artista plasmo... Para mí, este Cristo yacente es una de las obras mas importantes del Museo Nacional de Escultura de Valladolid, y mira que allí hay magnificas obras...

    ResponderEliminar
  3. Impresionante imagen y excelente comentario el elegido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Los hombres son tontos pero sobre todo paradójicos!!
    Hubert Reeves tiene totalmente razón y tu también ;-)
    Te deseo una muy buena semana amigo, abrazos de Francia :)

    ResponderEliminar
  5. Impresionante, la cita y la imagen, sensacionales y realistas, muy buen trabajo Ildefonso.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  6. Me encanta la luz, el encuadre que has elegido y esa nitidez a la que nos tienen acostumbrados, Ildefonso, que en este caso resalta todavía más el excelente trabajo del escultor y el dramatismo de la escena.

    Me siento muy conectada con el texto que acompaña a la imagen. Si alguna vez he sentido que Dios podía existir ha sido ante alguna maravilla de la Naturaleza.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  7. Impresionante fotografía junto a una cita demodelora por su lucidez.

    Enhorabuena Ildefonso :)

    ResponderEliminar
  8. La cita es tremenda y ese detalle de la talla es impresionante.
    Un abrazo Ildefonso

    ResponderEliminar
  9. Una de las grandes obras maestras que se conservan en este museo vallisoletano; para mi, sino la mejor, que puede que también, sí la más impresionante de todas ellas. Yo recordaba esta talla con una tonalidad más oscura en la madera (hace ya tiempo que la vi) pero, en todo caso, la palidez con la que nos la muestras acentúa más, si cabe, el hecho de que está representando un cuerpo torturado y muerto.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  10. Una excelente imagen de esa magnífica talla.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Excelente cita para impresionante fotografía!

    Abrazo =)))

    ResponderEliminar
  12. Me ha gustado mucho la cita y la fotografía de esa talla impresiona.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Preciosa escultura de extraordinaria nitidez y magnífica luz. La cita no puede ser más adecuada.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Que gran verdad dice la cita, tan grande y cierta como esta bellísima talla.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Dramática y bellísima imagen, Ildefonso, realmente además de su calidad como fotografía, impresiona su fuerza emotiva.
    Un abrazo grande, amigo;)

    ResponderEliminar
  16. Estupenda fotógrafa, un acercamiento de un realismo muy bien logrado.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. AH y excelente la fotografía parcial
    de esta magnífica escultura.

    Más besos

    ResponderEliminar
  18. Un dios invisible y un cristo yaciente ... genial.

    ResponderEliminar
  19. Es una fotografía muy linda amigo, un Cristo muriendo, su rostro es muy expresivo, ademas de una muestra de arte sin igual,...un placer pasar y saludarte,..besitos miles..

    ResponderEliminar