4 de diciembre de 2019

Una experiencia inexistente

Imagen tomada en la Judería de Córdoba



Nunca sé si recuerdo las escenas o si las he vivido. Tal es el grado de nitidez con la que están presentes en mi memoria. Y quizás eso es narrar. Incorporar a la vida de un desconocido una experiencia inexistente que tiene una realidad mayor que cualquier cosa vivida.

Ricardo Piglia – Prisión perpetua





24 comentarios:

  1. A veces, con la fotografía, quisiera uno escribir una historia... La de uno mismo, en este caso, que tras la puerta está contemplando una escena que quizás ni siquiera haya existido nunca...

    ResponderEliminar
  2. Impresionante Ildefonso, que buen trabajo. La nitidez de la puerta como de la Mezquita es tremenda y más con el encuadre y la instantánea, un auténtico fotón.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. oh so beautiful. wow love this one.

    ResponderEliminar
  4. Magnífica. La nitidez y el nivel de detalle son impactantes, las texturas invitan a tocar.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  5. Una fotografía de gran calidad y una soberbia definición, donde exprimes todas las texturas ahí contenidas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. La parte abierta de la puerta, invita a entrar. Los detalles que se observan desde la entrada, son una maravilla. La pareja, aunque esté de espalda, creo que comenta lo interesante que es el lugar.

    Los detalles de la puerta son geniales.

    Buenas noches amigo.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. La escena inexistente. Vemos más de lo que hay.

    PODI-.

    ResponderEliminar
  8. Tengo que leer a Piglia, que fragmento tan interesante. Me gusta mucho la foto, esa puerta es una maravilla.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Ricardo Piglia, qué gran escritor ¡¡¡¡
    La foto es una delicia para la vista y mucho más si se reconoce el lugar por visitado recientemente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Wonderful images--- And a fascinating thought--

    ResponderEliminar
  11. Excelente trabajo. La foto por si sola explica una história real o no:
    Un abrazo Ildefonso

    ResponderEliminar
  12. Muy bueno tu trabajo de un sitio que realmente es precioso. Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Un lugar precioso ... Me gusta esa división de la foto

    Abrazos

    ResponderEliminar
  14. Dales una historia y esa foto se volverá real. O todavía más real, si acaso cabe la expresión.
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Nos muestras una historia muy abierta a la imaginación. Muy buen trabajo.

    ResponderEliminar
  16. Que buena, Ildefonso, me encanta la captura, la separación de espacios y escenarios, los dos puntos de vista, equilibrados, igualmente bellos y posibles...o igualmente imaginados.
    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  17. Me encanta como has captado esta toma, Ildefonso.El primer plano del porton es brutal!
    Un abarazo.

    ResponderEliminar
  18. A mi tambien me encanta este trabajo fotografico, es excelente como composicion,saludos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  19. Muy bonita fotografía Ildefonso, no puedo decirte qué es lo que más me gusta porque me gusta todo, esa primera imagen de la puerta es preciosa y el fondo deja sin palabras. Y las palabras escogidas, ideales.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Tú eres un narrador visual, Ildelfonso, y encima lo haces de maravilla.

    Me gusta esa división de la escena. Un lugar precioso, por ciero.

    A mí también me ocurre como a Piglia, que me hago un batiburrillo entre lo que vivo, lo que veo, lo que sueño, lo que me cuentan...

    Un beso,

    ResponderEliminar
  21. La experiencia es recuerdo desde el mismo momento en que sucede y los recuerdos son modificados constantemente por las experiencias posteriores. La nitidez de los recuerdos es solo una de sus posibles interpretaciones. Esta puerta del primer plano parece casi una cortina que se cierne sobre ese fondo maravilloso que es la puerta mozárabe la cual se se asemeja a su vez a una cerradura. Entre ambas puertas soy incapaz de salir. Y ahí sigo, en el interior de tu fotografía que no exactamente la realidad ni su recuerdo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar